Flora Maria
Colores del ámbar de Chiapas PDF Imprimir E-mail

Los colores del ámbar son siempre cálidos y varían desde el blanco, el amarillo, pasando por todos los tonos de naranja, el llamado cognac, los tonos café , el muy raro ámbar verde o azuloso y el saturado de inclusiones o musgo que presenta un tono casi negro. De entre todos los colores del ámbar, el ámbar rojo es de los más raros, cotizados y apreciados, también de los más hermosos. El ámbar rojo sólamente se encuentra en Chiapas y en la República Dominicana.

Ambar rojo de Chiapas
Lo fantástico del ámbar es que así como aquella resina no se biodegradó, sino que se endureció y se preservó por millones de años, de igual manera, todo lo que quedó atrapado en el ámbar también se conservó. Por esta razón, el ámbar
representa una fuente importante de información, ya que contiene evidencias clave para el estudio de la evolución de muchas especies de insectos.
Es una maravillosa “ventana al pasado”.

Los más grandes depósitos de ámbar del mundo son los del Mar Báltico. En comparación con las cantidades que se extraen de ese ámbar, el ámbar mexicano se extrae en pequeñas cantidades, y el trabajo de extracción y pulido de las diferentes piezas que usamos en la joyería es un proceso totalmente artesanal, a diferencia de los procesos industriales que inundan los mercados internacionales con ámbar de aquellas latitudes.

Es con herramienta muy elemental que se hacen cuentas para collar de diferentes formas, gotas para aretes, cabuchones para anillos y un sin fin de formas geométricas, vegetales o animales según la destreza e imaginación del artesano, pero el proceso es siempre artesanal, en el mejor de los casos auxiliados por una pequeña herramienta de motor.

Ambar en México
Ya sea por sus colores, su transparencia, su capacidad de cargarse de electricidad, la suave sensación que provoca, el misterio que rodea su formación o los fascinantes insectos o plantas que contiene, el ámbar es y ha sido por siglos, muy valorado por personas de muchas culturas. Es pues, un compañero que alivia y reconforta nuestra vida.

Cualquier sustancia que pueda sobrevivir a las fuerzas del tiempo debe tener poderes mágicos.

Solamente observa la luz del sol mientras se refleja en un trozo de ámbar y vas a entender porqué muchas personas lo consideran místico.

Desde tiempos muy antiguos, el ámbar ha sido usado como amuleto, piedra protectora y sanadora. La sustancia activa que contiene el ámbar y a la que se le atribuyen propiedades sanadoras es el succinum resinosus, que tiene propiedades que ayudan al equilibrio y a hacer el pensamiento más claro.


El ámbar ha sido utilizado desde la antigüedad tanto por su belleza como por las propiedades mágicas y curativas que se le atribuyen.

Los amuletos de ámbar fueron usados desde 35,000 años A. de C.

EL ámbar es una gema de origen orgánico, es el producto del proceso de fosilización de una resina vegetal, ocurrido a lo largo de  millones de años.
Es una resina, que en circunstancias ordinarias se hubiera biodegradado como cualquier otro producto vegetal,  pero que, debido a las condiciones geológicas que la rodearon, se fosilizó.